Resumen Artículo
visto 329 146

Cómo citar
Basail Rodríguez, A., & Rodríguez Ramos, M. I. (2021). ¡Adiós a la edición impresa!. LiminaR Estudios Sociales Y Humanísticos, 20(1), 1-3. https://doi.org/10.29043/liminar.v20i1.902

Resumen

LiminaR. Estudios sociales y humanísticos cumple 20 años de publicarse de manera continuada. La trayectoria de este proyecto institucional ha estado signada por el compromiso de la comunidad académica del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA) con la construcción colectiva de un espacio autogestionado por la misma comunidad para la socialización de las ideas, los conocimientos y las propuestas nacidas de proyectos multidisciplinarios de investigación y creación propios y de una amplia red de colegas de las Ciencias Sociales y las Humanidades interesados e interesadas en Chiapas, el sur-sureste mexicano, Centroamérica y el Caribe.


LiminaR. Estudios sociales y humanísticos cumple 20 años de publicarse de manera continuada. La trayectoria de este proyecto institucional ha estado signada por el compromiso de la comunidad académica del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica (CESMECA) con la construcción colectiva de un espacio autogestionado por la misma comunidad para la socialización de las ideas, los conocimientos y las propuestas nacidas de proyectos multidisciplinarios de investigación y creación propios y de una amplia red de colegas de las Ciencias Sociales y las Humanidades interesados e interesadas en Chiapas, el sur-sureste mexicano, Centroamérica y el Caribe.

El proyecto editorial de esta revista surgió en el año 2002 como expresión de un planteamiento integral de desarrollo académico de la institución y como heredero del creativo movimiento de publicaciones periódicas de carácter científico, cultural y artístico desplegado durante el siglo XX en Chiapas. LiminaR (LR) ha sido, desde entonces, una suma crítica de donaciones, aportaciones y colaboraciones virtuosas. Más allá de todos los obstáculos de las burocracias, la revista creció en su caminar con cada entrega semestral como prontuario de nuestra realidad y se posicionó en el campo intelectual con una identidad propia por la calidad de sus contenidos y la belleza de sus propuestas visuales. Por su vocación histórica, atada a la convicción intelectual de quienes la han honrado y a su financiamiento con recursos públicos, ha estado siempre comprometida con el conocimiento socialmente prominente, ha sido ajena a todo fin comercial y se ha apegado a la filosofía de la ciencia abierta promoviendo la democratización del acceso al conocimiento y la posibilidad de publicar sin barreras comerciales, así como el respeto de los derechos a la información y al conocimiento como bien común.

Tras estas dos décadas, LR se ha consolidado como un programa de comunicación científica de gran prestigio, notoriedad pública y reconocimiento por los sistemas de información en los que está indizada (trece índices internacionales, doce bases de datos, diez directorios, tres redes y asociaciones, seis motores de búsqueda o agregadores, un sistema de evaluación y un número indeterminado y creciente de catálogos internacionales). Sus responsables institucionales han obrado de forma innovadora, y han escuchado y aprendido de las mejores prácticas editoriales para sustentar su liderazgo, influencia e incidencia social. Asimismo, han socializado con generosidad la experiencia acumulada con los proyectos editoriales de otras instituciones bajo el convencimiento de la importancia de los tejidos de redes de relaciones de colaboración, de la construcción de comunidades y la consolidación de estructuras de comunicación y circuitos de reconocimiento regionales.

LR ha sido una protagonista excepcional de la conversación pública de las ciencias, las artes y las humanidades, comprometida con el pluralismo epistemológico y las mediaciones comunicativas entre la comunidad científica y la sociedad. LR, en cuanto vehículo cultural del trabajo académico y espacio de reflexión y debate, permite al público el acceso inmediato y sin restricciones a sus contenidos como aporte al intercambio global de conocimientos. Una parte muy destacada del público que accede a los contenidos publicados está conformada por estudiantes de distintos niveles de enseñanza, por lo que LR también contribuye modestamente a la formación de las nuevas generaciones, a la socialización académica y a la reproducción de las comunidades y las culturas académicas. En estos sentidos, la revista refrenda sus adhesiones a la Declaración de San Francisco sobre la evaluación de la investigación (Declaración Dora), a la Declaración de Toluca en defensa del ecosistema latinoamericano de Acceso Abiertopara garantizar la protección de la producción académica y científica (LATINDEX-REDALYC-CLACSOIBICT) y a la Iniciativa Helsinki sobre Multilingüismo en la Comunicación Científica para mantener viva la investigación localmente relevante, asegurar el acceso igualitario al conocimiento y poder interactuar con el patrimonio, la cultura y la sociedad (#EnTodosLosIdiomas).

La actualización de la identidad de la revista y de su política editorial a lo largo de los años ha sido una prioridad para cumplir su objetivo principal de difundir e impulsar el debate sobre los fenómenos sociales y humanísticos preferentemente de Mesoamérica desde distintas perspectivas disciplinarias. El día de hoy convenimos asumir nuevos retos siendo consecuentes con nuestros compromisos académicos y sociales. Por ello, les comunicamos a nuestros lectores y autores que a partir del presente número la revista será publicada solo de manera digital bajo la modalidad de publicación continua. Este ha sido un acuerdo del Consejo de Redacción de LR al considerar criterios de responsabilidad ambiental, economía de gastos-inversiones, racionalidad de los esfuerzos editoriales y administrativos, así como la vigencia temporal de los soportes materiales de la comunicación y la propia experiencia acumulada desde la publicación on line de una primera entrega semestral en 2013. Más allá de la nostalgia por la edición impresa de la revista a la que decimos adiós, por el olor a tinta, la comodidad de la lectura de la versión en papel y el habitus intelectual de marcar, subrayar o comentar al margen, nos debemos a una comunidad científica que verá reducidos los tiempos de espera para dar a conocer los resultados de sus trabajos, y a una comunidad de lectores y lectoras cada vez más acostumbrada a leer en las pantallas, que podrá examinar y discutir artículos de mayor actualidad y relevancia para las reflexiones públicas en las que participan.

En LR el trabajo editorial para visibilizar la producción académica desde y sobre nuestra región se ha concebido sin ceder en el más alto compromiso con la calidad garantizada hasta hoy a través del arbitraje externo por pares ciegos, la honestidad e integridad académica y la concepción misma de cada número como un objeto de arte. En este sentido, se seguirá trabajando para el resguardo y la preservación digital en varios formatos de todos los materiales publicados, para garantizar la accesibilidad a la página de la revista con criterios inclusivos de públicos diferentes, para ampliar los servicios profesionales a los autores y autoras, y para disponer de servicios que faciliten la interactividad con y entre las personas lectoras como audiencia activa y ciudadanía crítica. En general, se continuará apostando firmemente por la promoción de la cultura científica y humanística, sin “cobrar por leer” ni “cobrar por publicar”, apoyándonos en los originales aportes de académicos, investigadores, estudiantes, integrantes de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, así como de artistas visuales consagrados y noveles que con sus creaciones aporten un correlato visual significativo a las temáticas de reflexión colectiva.

La Galería de Arte de LR continuará abierta o permanentemente para compartir un vasto catálogo de obras con valores estéticos y sociales. LiminaR ha contado con aliados entrañables en la consolidación de condiciones de posibilidad para un diálogo sobre los nuevos horizontes de sentido histórico de nuestras sociedades. Cuenta con un Consejo Editorial del más alto nivel académico y reconocimiento internacional que ha honrado a esta publicación indexada más allá de los fatalismos y las geopolíticas del conocimiento. Cuenta con un Consejo de Redacción integrado por miembros del CESMECA que continúan el trabajo de los fundadores con la misma entrega apasionada; asimismo, con un Comité Editorial comprometido e incansable en la gestión colaborativa. LR cuenta, sobre todo, con una comunidad autoral creativa y propositiva más allá de los asedios de las evaluaciones individuales y colectivas, con un colectivo de evaluadores y evaluadoras que donan tiempo y conocimientos, y con una gran familia de lectores y lectoras. Muchas gracias a todos y todas por acompañarnos a decir adiós a la edición impresa y a exclamar: ¡Muchas felicidadesLiminaR por tu vigésimo aniversario!